Articulos imprimir print
Cuanto “cuesta” la producción de un disco independiente?
por: Máximo Rodriguez
La realidad que nos impulsa a muchos músicos de diversos géneros a producir nuestros discos en forma independiente se podría resumir de la siguiente manera: No hay ningún sello discográfico ni compañía multinacional que tenga interés en invertir en una producción que no le proporcione ganancias a corto plazo. No les interesa productos de una orientación artística, (cualquiera fuera el genero de esta) sino solo aquellos que se denominan “comerciales” (de rápida venta). No tenemos tampoco aquellos que nos dedicamos a realizar producciones independientes el dinero que significa una campaña de prensa en diarios, revistas, radios etc, dado que las mismas se cobran y en general suelen salir ($$$) mucho mas que una edición independiente. Tampoco es fácil conseguir un subsidio del estado (fondo nacional de las artes, etc) por la gran cantidad de trámites burocráticos que hay que realizar. Entonces nosotros tenemos que encargarnos de: Componer y arreglar la música. Buscar los músicos indicados para llevar a la práctica ese pedazo de papel que solo será eso hasta el momento que un músico la interprete. Lograr ensayar una cantidad de veces suficiente para que dicha música suene lo suficientemente fluida. Esto implica además combinación de horarios con los músicos, cosa nada sencilla. Conseguir un estudio de grabación que por infraestructura y precios este a nuestro alcance. La grabación de un disco implica cantidad de horas, que dependiendo del nivel de los músicos a intervenir, puede fluctuar entre las 30 y las 200 horas solo de grabación. Después viene la mezcla del mismo que llevara otras tantas horas de trabajo para luego terminar con la masterizacion. Este detalle final nos puede llevar entre 20 a 50 horas más de estudio. Luego de este proceso el artista en cuestión tiene que pensar en el diseño grafico del disco. Para esto tendrá que contar con un diseñador que se dedique a la producción de discos y con el tendrá que sentarse para pensar en: Tapa del CD, colores, textos, fotos, contratapa, información de los temas etc. Una vez terminado este trabajo tendrá que buscar una imprenta dedicada a la impresión de grafica para discos (no cualquiera lo realiza) para llevar a la realidad lo trabajado con el diseñador. La ultima fase de esta aventura será la de conseguir una empresa dedicada a la fabricación del CD propiamente dicho. Como verán en lo expuesto anteriormente en ningún momento menciono que el artista para poder llegar a la producción de un disco medianamente profesional estudio una cantidad de años (no menos de diez) en la cual invirtió tiempo(suponiendo que pudo estudiar un promedio de dos horas diarias como mínimo, esto suma alrededor de 7300 horas abocado a desentrañar el misterio que es ejecutar cualquier instrumento) y dinero(profesores particulares, libros, fotocopias, horas de Internet bajando material etc.). Tampoco menciono la compra y mantenimiento de los instrumentos utilizados en la grabación y en la vida profesional del músico en cuestión. Pensemos en lo que cuesta ahorrar para comprar un piano, una batería, una buena guitarra, un buen bajo y no hablemos de instrumentos de viento (saxo, flauta etc.). Las obras musicales no se crean solas. Necesitan de un cerebro que las lleve a la realidad. En esto entran a relucir cosas como la creación, la inspiración, la prueba y el error, la duda sobre la obra realizada, el terror al papel en blanco y varias cuestiones más que serán interesantes ver en nuestra personalidad. Después de enumerar tantas cosas que forman parte del proceso creativo que lleva como destino final la producción de un disco independiente, creo que me falto una cosa mas que no es ni cuantitativa ni cualitativamente considerada. Esta es la ENERGIA que necesita el músico para poder llevar a cabo cada una de las consideraciones antes descriptas y la energía de los demás actores inmersos en este proceso creativo (músicos intervinientes, técnico de grabación, técnico de mezcla y masterizacion, diseñador grafico, imprenta (el señor que realiza ese trabajo ni siquiera sabemos quien es) y por ultimo el señor que realiza el CD propiamente dicho-producto final-que tampoco sabemos quien es, pero participa en forma mas que importante de nuestro trabajo. En el mejor de los casos podríamos conseguir alguna distribuidora alternativa para que nuestros discos lleguen a las disquerías, como así también poder venderlos en nuestros conciertos o también los que somos profesores de escuelas de música hacerlo en las mismas, para tratar de llegar con nuestro arte a la mayor cantidad de gente posible. Los músicos también comemos, nos vestimos, criamos a nuestros hijos, los educamos de acuerdo a nuestras creencias, vamos al supermercado, pagamos alquileres, impuestos etc. La venta de un CD de producción independiente no llena los bolsillos de nadie, solo sirve para recuperar parte de la inversión económica del mismo (y solo una parte) y la copia de ese CD coarta lo antes mencionado.
Esta nota solo intenta reflejar la realidad de la concreción de un sueño que todo artista tiene. La materialización de un hecho creativo. Sea un libro, una escultura, una foto, una actuación, una poesía o en este caso un disco. Cuando alguna vez escuche que alguien dijo que vender discos en nuestra Escuela era un acción lucrativa, siendo que en la institución siempre se vendieron discos no solo de profesores sino de alumnos también, me llevo a pensar quizá en una falta de información al respecto, o peor, en una falta de respeto a la libertad de cada uno de nosotros. Un acto lucrativo en el mejor de los casos seria aleccionar al alumnado a comprar dicho “producto”, cosa que en mi caso personal no sucede, y cada cual es LIBRE de comprarlo o no. Para finalizar quiero volver al titulo de esta nota “Cuanto cuesta la producción de un disco independiente”.En ningún momento cuantifico el costo económico del disco, sino todo lo que implica del punto de vista humano el valor del disco.
Muchas gracias